Collejas (por @jorgeneo )

Quinto título de Simeone desde que llego al Atleti. Segundo que le gana al Real Madrid directamente. Pero ningún detalle refleja mejor la subida a la escalera del éxito del Atleti como la Colleja. Porque pensemos, Simeone coge un equipo hace dos años y medio que miraba al descenso y anoche se marcha del campo entre vítores y aplausos tras darle dos collejas al cuarto árbitro. Es un entrenador crecido, que maneja a la perfección ese otro futbol que Mourinho lleva trabajando estos últimos años. Pero Simeone es un Mourinho sin Casillas. Y sin Guardiola. Y eso es imparable. Si el Madrid es un equipo presidencialista desde la presidencia, el Atleti es un equipo presidencialista desde el banquillo. Nadie en el Atleti manda más que Simeone.

La primera colleja no se la llevó el cuarto árbitro, sino los centrales del Madrid. Griezmann, que es la próxima venta del Atleti a un grande, consiguió superar los más de 15 centímetros que le separan de Varane para prolongar un balón a Mandžukić que mientras le daba otra colleja a Ramos marcaba a los 2 minutos de juego. El Madrid perdía y no era culpa de Casillas, así que tocaba remangarse.

Ancelotti, al que Simeone le obligó a jugar por la bandas en la ida, planteó el partido acumulando aún más hombres por el medio. CR no estaba y Di María “no hacía falta”, era el momento perfecto. El Atleti además contaba con un medio menos (Griezmann por Saúl). Y a partir del minuto 15 del primer tiempo, el Madrid ya era amo y señor del partido. Bueno, del partido con balón. Porque sin balón, seguía dominado el Atleti. Guardiola diseño su Barça desde la premisa que si tú tenías la pelota, no podrían atacarte. Simeone le ha dado una vuelta a eso. Si tú no tienes la pelota, no te la pueden quitar. El Atleti no está diseñado para el pase, está diseñado para el robo.

La horizontalidad del trivote de medios que se vio en la ida probablemente fue lo que hizo que Simeone apostara por un delantero más. De esa forma tenía a 6 jugadores esparcidos por todo lo ancho del campo para tapar líneas de pase y atacar el robo con muchas más opciones.  Y lo consiguió, porque el Atleti fue capaz de robarle más balones al Madrid que en la ida y hacerlo aún más arriba.

El Atleti,de azul, con el 4-4-2 ocupó una franja más ancha del campo

El Atleti,de azul, con el 4-4-2 ocupó una franja más ancha del campo

Con todo y con eso, el Madrid tuvo 25 minutos en el primer tiempo muy buenos. Fueron los minutos de James, Benzema, Modric y Alonso. El colombiano, mucho antes que el Cholo, se encargó de repartir collejas al madridismo impaciente. Sus controles, regates y pases al primer toque ante un equipo correoso como los rojiblancos no son fruto de la casualidad.

Destacable también el primer tiempo de Carvajal, que ha tenido que hacer de Bale y de lateral en toda la Supercopa. Dani fue, junto a James, la otra buena noticia del partido de ayer.

Llegó el descanso y Carlo pensó que esperar otra vez al minuto 77 para quitar un medio centro, como en la ida, sería otra irresponsabilidad y decidió meter mano al trivote cuanto antes. Los 3 son jugadores que necesitan de un contacto constante con el balón para lucir, y la falta de partidos juntos hace que muchas veces se interrumpan. Ancelotti eligió a Kroos y es probable que no vuelva a hacerlo en lo que queda de temporada.

La segunda parte fue un desastre. La entrada de CR no arregló nada. No sólo no conseguimos sumar con su presencia sino que perdimos la participación de James, que se vio más encorsetado, y la de Kroos, que al menos aseguraba que uno del trivote pudiera frenar las contras.

Fue un Atleti menos exigido y un Madrid más permeable. El Atletico pudo lucir contra por primera vez en toda la Supercopa y el partido entró en una fase de ida y vuelta muy emocionante.

Porque los partidos contra el Atleti ya hay que vivirlos de pie, como los buenos conciertos. Cada saque de puerta de Moya era un problema. El Madrid no era capaz de hacerse con ellos y nunca dominamos la segunda jugada. Modric y Xabi se vieron obligados a girarse más de una vez y correr para evitar más contras. Eso le pasó factura al croata, que no está acostumbrado esas labores y provocó la que, creo, era su primera expulsión de su carrera.

Las salidas de Isco y Marcelo no cambiarían nada y el partido se fue muriendo poco a poco. Un remate fallido de Ramos en el 92 nos llevó a recordar por un instante Lisboa…y esa fue la última colleja del partido.

El mejor del partido: Simeone

atm.rm2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s